jueves, 1 de diciembre de 2016

17 - Otros servicios (WC) públicos no municipales, en lugares menos céntricos de Barcelona (y III-resto)


Como última entrega de esta serie dedicada a los wc públicos de antaño, hoy prácticamente desaparecidos en su totalidad, citaré unos pocos de esos lugares que tuvieron para mí alguna relevancia pero que, aunque en su mayoría eran bastante concurridos, no frecuenté mucho debido a que me caían muy a trasmano.

Una ocasión más para que los lectores que hayan tenido alguna experiencia en ellos puedan hacer sus aportaciones en forma de comentarios, siempre bienvenidos.

Estación de ferrocarril de la Plaza de España

En dicha plaza, había unos wc públicos accesibles desde el centro de la Gran Via de les Corts Catalanes, en el lado más cercano al aeropuerto, que se encontraban al pie de la rampa (hoy escaleras) que desde el exterior rendía en el patio general de taquillas de la estación de la entonces compañía privada "Ferrocarriles de Cataluña", hoy "Ferrocarrils de la Generalitat", con líneas a Cornellá, Sant Boi (entonces "San Baudilio"), Manresa, etc.
Acceso actualmente modernizado y ligeramente desplazado con respecto al original.
De lo poco que recuerdo sobre la distribución interior de aquellos servicios es que los urinarios se encontraban en el fondo y eran del tipo bajo que he mencionado e ilustrado en otro post, lo cual producía un efecto "llamada" para muchos. Allí pude ver y recuerdo muy bien alguna polla de buenas dimensiones y muchas otras de todo tipo, entre ellas una muy larga y delgada con la que fantaseé en mis pensamientos durante mucho tiempo, pues hubiera sido la polla ideal para aprender a metérmela, pero el encuentro fue simplemente de miradas y alguna frase caliente del propietario de la polla, sin pasar a más porque, a pesar de todo ese ambiente y aunque a veces parecía que estábamos "en confianza" y nos mostrábamos claramente las pollas unos a otros, no recuerdo que allí se hiciera algo más, pero es posible que eso sea debido a que mis visitas fueron más bien pocas y cortas.

Por aquel entonces, disponía de un apartamento/estudio relativamente cerca, que usé con algunos ligues que conseguí en este sitio y también esporádicamente con alguno de los hechos en Montjuïc, aunque en este último caso normalmente no era necesario.

Mencionaré entre los ligues encontrados en estos servicios a un chico sudamericano, profesor de educación especial, bastante joven y que supongo era bastante primerizo, pues me costó horrores metérsela bien (sin lubricante, sólo con saliva) aunque él creo que tenía más ganas incluso que yo. Al final lo conseguimos pero yo me quedé con la polla perjudicada durante unos días. Tenía una gran madera de sumiso, pero yo entonces desconocía hasta donde podía haber llegado con él gracias a su carácter y me limité a lo más normal, como con todos.

También es digno de mención otro chico, creo que aún más joven que el anterior, que fue uno de esos casos que se encuentra uno a veces con el que parecía que las cosas nos salían rodadas sin necesidad de decírnoslas, como si tuviéramos transmisión de pensamiento. Me encontré muy bien todo el rato que estuve con él y recuerdo que me comentó que tenía pareja, supongo que para indicarme que nuestro encuentro empezaba y terminaba aquella tarde. También recuerdo que tenía la polla más ancha que recuerdo haber comido nunca y parece que todavía oigo la frase con la que me insistía en que abriera la boca a pesar de mis esfuerzos por hacer un buen papel, misión prácticamente imposible. Finalmente, casi sin solución de continuidad recuerdo haber pasado a comerle los huevos y con esa excusa levantarle las piernas, ponerlas sobre mis hombros y apuntar mi polla a su ojete. Cosa rara, dada la discreta curvatura de mi polla que me dificulta a veces apuntar bien, acerté a la primera y cuando notó mi puntita me preguntó, con aire de extrañado, qué estaba intentando hacer yo, parecía sorprendido de verdad aunque también pudiera ser que en realidad tratara de disimular sus ganas mostrando una actitud de macho abusado en su buena fe, pero si dudaba sobre lo que yo quería hacer no tardó mucho en recibir la prueba fehaciente de mis intenciones, en forma de polla, por si no lo había sospechado cuando le había levantado las piernas.

La verdad es que, como he dicho, todo fue rodado y el polvo mucho más, estuvimos un buen rato follando y lo pasamos muy bien los dos, tanto que cuando hubimos terminado y salimos a la calle, por la que le acompañé un trecho pues nuestros caminos coincidían, no tardó en proponerme que nos viéramos de forma regular. Cuando le mencioné que él tenía pareja, no lo negó pero siguió insistiendo mientras yo, tonto de mí, me mantuve firme en mi negativa para no interferir con su pareja, a la que desde luego no conocía. En realidad, también me había molestado que minutos antes mencionara, a mi modo de ver sin ninguna necesidad, que aquel encuentro era esporádico y así debía quedar, cuando esa era también mi intención, por lo que luego me molestó que cambiara de opinión y, por un amor propio mal entendido, me quedé sin el placer de volver a verle, con lo que me hubiera gustado. Reacción achacable a mi raro carácter y también a que entonces podía encontrar todo el sexo que quería sin demasiado esfuerzo.

Otra persona singular que me llevé al estudio algunas veces era un chico bastante pasivo, bueno, en realidad pasivo del todo, que incluso cuyo sueño era emigrar a Australia con un camionero que pudiera encontrar, siempre que éste fuera amable con él. No sé si llegaría a cumplir esta ambición tan concreta, lo deseo fervientemente por lo enternecedor que era oírle comentarla.

En otra ocasión coincidí con un tipo mayor que yo que me enseñaba una buena polla, pero con una pinta de garrulo que no me inspiraba confianza. Cuando salí, dirigí mis pasos hacia el Paseo de la Reina María Cristina, en donde al llegar a cierta altura coincidió que pasara junto a un coche aparcado, en cuyo interior estaba él, que me abrió la puerta del acompañante cuando pasé por su lado, pero yo me hice el desentendido y seguí mi camino a pie, giré a la izquierda por la Avinguda Rius i Taulet y, cual no fue mi sorpresa, cuando volví a encontrarme con el mismo coche aparcado allí (entonces era mucho más fácil aparcar en cualquier parte) y ésta vez su conductor estaba fuera esperándome. Me indicó que sabía de un sitio en Hospitalet al que podíamos ir a follar, pero en un tono que denotaba claramente que su intención era follarme él a mí y, aunque tenía muy buena polla o, más bien, precisamente por eso, le puse toda clase de excusas y me fui a mi cercano estudio. Si la hubiera tenido más pequeña, pero bastante más, quizá le hubiera ofrecido acompañarme a dicho estudio, pero aunque su proposición así a bocajarro me excitó bastante, sin embargo se quedó con las ganas, por su aspecto garrulo y porque por aquel entonces me daba mucho miedo que me destrozaran el culo, por lo que aunque tuviera ganas, solamente me dejaba meter alguna polla muy ocasionalmente y sólo si era de talla liliput.

Estación de Metro "Sagrera" en la Avenida Meridiana

Se trataba de unos servicios que pertenecían inusualmente a una estación exclusivamente de metro, cosa inusual tanto entonces como ahora. Se accedía a ellos por una boca cercana a la calle Felipe II, situada en la acera de los números impares de la Avenida.   

A pocos metros del final de la escalera y situados a la derecha del pasillo, se encontraban esos servicios que creo que solamente visité dos veces. La primera, me encontré con otro usuario pero, desconocedor del entorno, no quise confiarme y después de un tiempo prudencial me marché. Seguramente me equivoqué porque el otro usuario siguió allí, además de lanzarme alguna mirada durante el tiempo en que coincidimos. Daba la impresión de ser un lugar muy tranquilo, ya que en la segunda visita en que fui algo más decidido no apareció nadie más durante los minutos en que estuve esperando.

Estación de RENFE, hoy ADIF, "Sant Andreu/Arenal"

Situada en la confluencia de Avenida Meridiana con el Paseo de Fabra i Puig, contaba con unos lavabos en el vestíbulo a nivel de calle, que supongo que ya no serán accesibles sin billete como entonces, si es que todavía existen. Se trataba de una estancia bastante cuadrada, creo recordar que con la fila de urinarios situada en la pared opuesta a la entrada, bajo unos ventanales translúcidos que cernían la luz exterior.
Visité estos servicios un par de veces y en ambas los encontré bastante concurridos, pero en el poco espacio de tiempo que pude estar, no observé nada "sospechoso" salvo lo que me pareció alguna mirada furtiva, pero estoy convencido de que tanta concurrencia no era casual aunque, debido a la premura de tiempo que me acuciaba en aquel par de ocasiones, no pude quedarme más tiempo para comprobarlo.

Habiendo finalizado (s.e. u o.) la relación de servicios públicos que conocí en mi juventud, el siguiente post estará dedicado a otra modalidad de cruising (aunque entonces no se conocía este término) que también tenía mucho éxito, el sexo al aire libre en el Parque de Montjuïc. Y, a su vez, este próximo post dará paso a unos pocos más que describirán algunos locales de "ambiente", como los llamábamos entonces, que darán punto final a la reseña de los lugares de contacto gay más relevantes que frecuenté en mi juventud, abriendo una nueva etapa que, por fin, avanzará tanto en el tiempo como en el espacio.

jueves, 18 de agosto de 2016

16 - Otros servicios (WC) públicos no municipales, en lugares menos céntricos de Barcelona (II-Gràcia)

Desde que empecé este blog, de vez en cuando me han venido a la cabeza algunos pensamientos que intentaban anticipar si sería capaz de describir el espacio de libertad que se abrió ante mis ojos cuando descubrí los servicios de la estación subterránea de Gràcia, entonces perteneciente todavía a una compañía privada y hoy a los Ferrocarrils de la Generalitat.

Estos servicios ocupaban un espacio idealmente apartado del tráfago de viajeros que siempre ha tenido esta línea, pues el flujo de tránsito de los mismos no pasaba por donde estaban ubicados sino que para acceder a ellos había que tomar un largo pasillo que conducía exclusivamente a los mismos. Esta disposición los hacía accesibles tanto para los viajeros que salían del interior de la estación, como a los que veníamos, fuéramos viajeros o no, desde la entrada situada en la Plaza de Gala Placidia/Travessera de Gràcia, entonces situada bajo el edificio singular "Autopistas" hoy reconvertido en viviendas de "alto standing". Reparé en su existencia gracias a un discreto cartel con la palabra "Servicios" que indicaba el camino a tomar para dirigirse a ellos, situado en la pared de la esquina del mencionado pasillo en su confluencia con el general de entrada y salida de viajeros. Esto hacía que solamente transitaran por aquel pequeño túnel las personas que única y exclusivamente se dirigieran a los servicios.

La primera vez que me atreví a explorar aquel pasillo desconfiaba realmente de que los servicios indicados estuvieran abiertos y, de estar abiertos, esperaba que no hubiera mucha concurrencia, dado lo apartado de su ubicación. Los servicios estaban abiertos y estaban concurridos, aunque no mucho sino en la medida justa para depararnos a los que allí nos encontrábamos una apreciable libertad de movimientos y de acción, dada la relativa lejanía del flujo normal de viajeros y la posibilidad de oír a quién ocasionalmente se acercara y la relativa longitud del túnel de acceso y la también relativa quietud y silencio en el mismo dada la distancia al espacio habitual destinado a los viajeros, circunstancias que solamente pude valorar posteriormente tras el primer contacto que, como en otras ocasiones, fue de tanteo y total circunspección.

Se entraba a aquel espacio desde el túnel mencionado, que daba a dos puertas, la izquierda para los servicios masculinos y la derecha para los femeninos. Según se entraba a aquel espacio rectangular, a la derecha había una corta pared que sustentaba un lavabo con su espejo y, siguiendo en el mismo sentido, formando una L con dicha pared una hilera de cuatro o cinco urinarios. En la pared opuesta a los urinarios se encontraban los wc, creo que en número de tres, que limitaban finalmente con la puerta de entrada.

Teniendo ya alguna experiencia en estos menesteres, no tardé en ver que las dos o tres personas que allí se encontraban también buscaban más o menos lo mismo que yo. En cuanto dejé entrever algo de mi anatomía a mi vecino de urinario, enseguida la tomó a su cargo, si bien en esta primera ocasión, manualmente. 

Creo que ninguna de las veces que visité aquel lugar me encontré solo y, si alguna vez fue así, fue por poco tiempo pues siempre acababa por aparecer alguien con tantas o más ganas que yo. Aunque no se encontraba dentro de mis rutas habituales, acabé adaptándolas para permitirme visitar el lugar con cierta frecuencia sin mucha distorsión en mis obligaciones. Esto hizo que acabara formando parte en cierto modo de los "habituales" del lugar en la franja horaria de laborables por la tarde que mis obligaciones me permitían. Cuando en otras ocasiones visité el lugar fuera de ese horario, me encontré algo desplazado y temeroso de que los usuarios de aquella otra hora pudieran no "entender" (término muy en boga entonces, que creo que hoy ha entrado en desuso), lo que no me hizo tan cómodas aquellas visitas fuera de mi horario habitual, aunque seguramente todo eran imaginaciones mías, pues en la mayoría de esas ocasiones también acababa con alguna actividad interesante.

Y aquí viene la dificultad que preveía para describir con exactitud todo lo que allí puede ver y participar.

Lo primero, insistir en la libertad e impunidad con que nos movíamos en aquel pequeño reducto, sólo con momentáneas treguas en caso de que entrara alguien desconocido pero que generalmente se resolvían en pocos segundos ya que me cuesta recordar alguna ocasión en que entrara alguien que no estuviera en el ajo.

Mamadas de todo tipo, de las que recuerdo algunas hasta el final, cosa que entonces era una novedad para mí.  Por la novedad, cuando no me las hacían mí, llegué a fijarme lo suficiente como para detectar el momento álgido, bien por la actitud de uno, la del otro o la de ambos, ya que prácticamente nunca se oían gritos ni jadeos a un volumen superior al de unos discretos murmullos.

Allí trabé conocimiento con un chico guapete, que siempre estaba muy moreno y que hacía muy buenas mamadas hasta el final. Era del tipo de los "ansiosos", siempre estaba deseando chupar una polla, lo cual era muy de agradecer en aquel lugar, pero no tanto si lo encontrabas por algún otro barrio de la ciudad, pues en un par de ocasiones que me ocurrió (¡vaya casualidad, con lo grande que es Barcelona!) en lugares totalmente "normales", no cejó en insistir buscando su mamada que, por el lugar, era algo a todas luces imposible y que hubiera requerido desplazarnos, cosa que en ninguna de las dos ocasiones me era posible en aquel momento.

Los pequeños escarceos que se montaban en aquel lugar incluían pajas, por descontado, a veces en cadena, magreos, morreos, comidas de pezones y, contadas veces, algún incipiente polvo que casi duraba menos que los de los conejos. Pero la oportunidad, después de una jornada a menudo llena de problemas, de encontrar casi siempre un ambiente caliente y morboso y prácticamente comunitario en el que descargar con cierta desinhibición, merecía un desvío de la ruta habitual.

jueves, 12 de mayo de 2016

15 - Otros servicios (WC) públicos no municipales, en lugares menos céntricos de Barcelona (I-Sants)

En una de las primeras entradas de este blog, relacioné aquellos servicios abiertos al público, ajenos a los de titularidad municipal, en los que por mi conocimiento de primera mano (término utilizado sin mala intención) sé que había posibilidades de practicar lo que hoy conocemos como cruising. Hemos visto en las entradas más recientes los que estaban en el entorno de la Plaza de Cataluña y veremos, a partir de este post y continuando en los dos siguientes, la descripción de tres de ellos situados en lugares más alejados del centro, junto con las experiencias más notables que me brindaron.

Estos tres lugares son: los servicios de la estación de "Sants" de RENFE, hoy ADIF, los de la estación "Gracia" de la compañía del Ferrocarril de Sarriá a Barcelona S.A. y FF.CC. de Cataluña, hoy englobados en los Ferrocarrils de la Generalitat y los de la estación de "Plaza de España" de la compañía de los FF.CC. Catalanes, hoy también Ferrocarrils de la Generalitat.

Los más populares entonces y que todavía existen, son los de la estación de "Sants", si bien a tenor de lo que conozco de la actualidad a través de la prensa, aunque los servicios siguen existiendo (no sé si todos ellos), desde hace unos meses han pasado a ser "de pago obligatorio", algo que no existía en las épocas a las que me refiero aquí. Por otra parte, la planta baja de la estación, otrora prácticamente diáfana, está ahora compartimentada para aislar distintas áreas, lo que ha dejado menos espacio abierto a la libre circulación de personas, cosa que me imagino que debe ir algo en detrimento de las posibilidades que había entonces de disimular ante la presencia de vigilancia o de desplazarse por distintos itinerarios interiores para no ser visto demasiado a menudo frecuentando los mismos lugares.

Desde los años 80 en que empecé a frecuentarlos había tres aseos distintos, uno en el vestíbulo que da a la plaza de los Països Catalans, entrando a mano izquierda, otro situado en la pared lateral opuesta, junto al acceso al metro, precisamente junto a un gran plano de las líneas de metro y otro situado en uno de los pasillos interiores que unen los vestíbulos de llegadas y de salidas, bajo las oficinas de la estación. La puerta de estos últimos servicios estaba parcialmente oculta por una escalera muy cercana, lo que la hacía pasar bastante desapercibida, gran ventaja que desgraciadamente venía contrarrestada por sus minúsculas dimensiones, lo que hacía bastante difícil intimar. Pero aún así, aquel entorno me deparó gloriosas tardes de pajas.
Los puntos rojos señalan la ubicación aproximada de los servicios de la estación de Sants descritos aquí.
En los primeros servicios mencionados, entrando en los mismos, a la izquierda, había unos cuatro o cinco urinarios de la altura habitual entonces, que no permitían mucha visibilidad, seguidos de los compartimentos de los wc. Según el ritual ya relatado en otras entradas de este blog, nos situábamos fingiendo estar cumpliendo con la función fisiológica que hacía al caso y esperábamos hasta detectar alguna señal por parte de alguien, como por ejemplo la permanencia de cara a la pared por más del tiempo razonablemente esperable o alguna mirada furtiva o incluso más descarada. A partir de ahí, si no había nadie esperando a nuestra espalda se ofrecía la posibilidad, no exenta de riesgo, de agarrar algún pene ajeno, pero poca cosa más. Como eso no siempre era posible, lo más habitual era procurar enseñarse las respectivas pollas para finalmente hacer algún gesto o susurrar alguna palabra apremiando a una cita en el exterior, que no siempre se materializaba y a partir de la cual podía suceder cualquier cosa aunque, generalmente, no sucedía nada más por la falta de tiempo o lugar propicios. Hay que tener en cuenta que siendo un lugar de paso hacia o desde los trenes, no siempre los presuntos ligues disponían de tiempo ni lugar, ya que en muchos casos ni eran de Barcelona.

Los otros servicios, junto al acceso al metro señalado por un gran plano de la red, eran los más grandes y la entrada desde el exterior no era tan directa como en los anteriores por lo que brindaban algo más de tiempo de reacción, caso de que fuera necesario. Recuerdo que al principio la distribución de los urinarios, en varias hileras, era bastante favorable a nuestras "necesidades", pero al cabo de unos años se reformó todo el local y, aparte de cambiar todo el material, los nuevos urinarios de cazoleta se redistribuyeron adosándolos a las paredes interiores del recinto, salvo la de la entrada, por lo que disminuyó drásticamente la visibilidad lateral, ya que la mayoría de usuarios estábamos de espaldas unos a otros, pues por discreción, si no había mucha gente no parecía lógico situarse justo al lado de otro habiendo lugares libres en otra pared.

A veces se trababa una fugaz amistad simplemente en el vestíbulo, donde a fuerza de visitarlo a las mismas horas se acababa reconociendo a los habituales, por lo que no hacía falta entrar en los servicios. Tanto allí como en los servicios pude conocer a distintas personas de toda edad y condición. A título de ejemplo, mencionaré cinco casos de entre muchos, por los especiales rasgos que aún recuerdo de cada uno.

En los servicios más escondidos conocí a un jubilado, que creo que vivía por Hospitalet de Llobregat, bastante versátil, con una polla muy larga y dura para su aparente edad (que sería como la mía ahora). Le molestaba la visión del semen, hasta el punto de provocarle náuseas, que denominaba con el término en andaluz castizo "trabajos". Por eso facilitaba una toalla con instrucciones precisas para limpiarse antes de que volviera la vista que apartaba cuando se anunciaba la explosión del blanco fluido.

También me encontré algunas veces con un chico muy joven, versátil oral, con una polla por debajo de la media, con el que se pasaba muy bien. Me lo llevé varias veces a un oscuro mirador de Montjuïc frecuentado por automóviles con parejas y lo pasamos muy bien en el asiento trasero de mi coche gracias a que tenia esa naturalidad que habitualmente acompaña a la juventud, junto con unas inocentes ganas de probarlo todo. La última vez que lo vi, yo ya disponía de apartamento por lo que le propuse ir, me pidió si podía decírselo a otra persona que rondaba por allí, un poco mayor que él, para hacer un trío. Aunque yo no conocía al otro y, por ello, abrigaba ciertas reservas, le dije que adelante, pero al parecer la conversación no fue por los derroteros esperados y finalmente no se produjo el esperado trío. Después de aquella vez ya no lo vi más.

En una ocasión, me encontré con un tipo de los que les gusta charlar, con el que nos sentamos en un banco en el exterior de la estación para acabar la conversación. Yo llevaba puesto un chaquetón algo menos de tres cuartos que quedaba con su parte inferior holgadamente apoyada sobre el banco, circunstancia que él aprovechó para pasar la mano por debajo de la parte trasera y meterla por mi cintura y bajando por la parte posterior alcanzar mi culo por dentro del pantalón. Así estuvimos un rato hasta que le dije que tenía que marcharme, retiró la mano, me fui y no volví a verlo más.

Un caso muy peculiar me ocurrió con un chico algo más joven que yo, cercano a los treinta seguramente, con el cual el primer contacto fue algo extraño. Parecía que desde que nos habíamos visto en los urinarios nos habíamos entendido y nos encontrábamos ya en el exterior de la estación iniciando un intercambio verbal, pero sin acabar de comprometerse ninguno de los dos con el lenguaje usado, ninguno expresaba claramente lo que quería y la cosa no avanzaba, pero ninguno quería marcharse, una situación bastante típica para mí entonces, por mi timidez y/o miedo a sufrir algún desaire o disgusto peor, que muchas veces se veía secundada por una actitud similar por parte del supuesto ligue.

En este caso, llegó un momento en que parecía que empezábamos a entendernos a base de frases que se podían interpretar en el sentido que nos animaba, pero como ninguno hablaba claro, el chico me preguntó si tenía miedo de encontrarme con la policía, no recuerdo si asentí o no, pero sí recuerdo que el chico me mostró acto seguido una especie de carnet con el escudo de la Generalitat y me dijo que no me preocupara, que él era policía, supongo que con intención de que me quedara tranquilo, pero precisamente porque vi que lo que me presentaba no era una placa ni un carnet policial, además de que en aquella fecha los Mossos d'Esquadra todavía no se habían desplegado en Barcelona, la evidente falsedad de su afirmación surtió el efecto contrario al que él esperaba y no me tranquilizó, sino al contrario, por una experiencia que había tenido bastantes años antes (ver este post). Pero siguió hablando sobre el tema que nos interesaba a ambos, acabó definiéndose como pasivo y, a partir de ahí, pensé que valía la pena darle un voto de confianza.

Pronto se aclaró el enigma del escudo pues no tardó en comentar que era funcionario de prisiones, cuya competencia sí estaba traspasada a la Generalitat desde hacía años, a partir de lo cual comprendí que había fantaseado haciendo uso de su credencial, asimilando su profesión a la de policía para tranquilizarme, aunque el efecto logrado hubiera sido justamente el opuesto.

Subimos a mi coche y me llevó a un lugar bastante céntrico de Hospitalet de Llobregat, subimos a su piso, un minúsculo apartamento que parecía constar solamente de una sala, cama y baño, en el que hacía un frío atroz pues imagino que el piso había estado todo el día cerrado y sin calefacción, ya que él me había comentado que trabajaba en una de las prisiones situadas fuera de Barcelona, de ahí su presencia en la estación. Era otoño o invierno y había encendido un minúsculo radiador eléctrico enfocado hacia la cama pero que no conseguía calentar el ambiente.

Yo soy bastante friolero y temí que el contacto de mis pies con las heladas baldosas me jugara una mala pasada, como efectivamente ocurrió al principio, pero una vez en la cama y tapados, el contacto con el caliente cuerpo del chico y sus caricias, mamadas, etc., consiguieron reavivar mi libido y a los pocos minutos y también ayudado por la estufa, ya no necesité manta ni sábana. Una de las cosas que me gustaba hacer y que me sigue gustando ahora, es meter algún dedo en el culo de mi compañero/a e ir aumentado el número de dedos hasta donde me lo admita. En aquella ocasión solamente llegué a dos dedos, pero al imprimirles un movimiento basculante de tijera eso le gustó muchísimo al chico, me comentó sorprendido que aquello era nuevo para él y que le daba mucho gusto, me preguntó cómo lo hacía y me tuvo repitiéndoselo bastante rato en distintas posiciones. Me gustó que le gustara, pero llegó el momento de la verdad, le metí la polla con grandes muestras de emoción y alegría por su parte, estuvimos siguiendo el ritual de la penetración durante bastante rato, con cambios de posición y de ritmo, a veces lento, a veces algo más rápido, la mayoría de las veces empujando hasta el fondo como me gusta y él resistiendo mis envites y gozando de los mismos, hasta que nos corrimos y quedamos bastante agotados.

Como dato especial para mí, puedo contar que aquel apartamento me sorprendió porque era un gran archivo de material de voluntariado ciudadano. En las paredes había fotografías en las que aparecía el chico participando entre el personal voluntario en multitud de manifestaciones ciudadanas populares como marathones, carreras y otros actos ciudadanos de todo tipo. Tenía estanterías llenas de material utilizado en esos eventos, incluso una gran lona azul con el nombre de Barcelona en blanco, que por entonces se veía mucho adornando vallas en dichas manifestaciones. Le pregunté por la procedencia de todo ese material y me comentó que su hobby era participar como voluntario en todo lo que se organizara en Barcelona y de ahí que conservara material que le daban o que en ocasiones pedía que le regalaran de recuerdo, como aquella lona de dimensiones bastante apreciables. Me guardé para mí que yo también había sido voluntario en uno de los mayores eventos que había albergado Barcelona, pero me alegró mucho encontrar a alguien, emigrado a Barcelona solamente unos años antes según me había contado, que compartiera conmigo esa implicación en la vida de la ciudad, en mi caso mucho menor que la suya, y que siguiera siendo una persona tan desinteresada que siguiera regalando asiduamente su tiempo libre en bien del éxito de todos aquellos actos populares. Lamentablemente, como casi siempre, no guardé ningún dato de aquel chico, por lo que no volví a verle más.   

El quinto y último personaje de los que he guardado un recuerdo más detallado de aquellos días de cruising en la estación fue una persona entre los cuarenta o cincuenta, con aspecto de trabajador de la construcción o de boxeador, por su aplastada nariz, que me insistió mucho en llevarme a su casa. No las tenía todas conmigo dado su aspecto algo rudo, pero tanto insistió y tan sincero se le veía que accedí. Tomamos el metro y, para mi sorpresa, nos apeamos en la misma estación en la que yo solía hacerlo para ir al apartamento que entonces tenía. Efectivamente, encaminamos nuestros pasos como si fuéramos a dicho apartamento, pero al llegar a la calle transversal en la que estaba, el siguió caminando hasta llegar a la siguiente travesía donde se encontraba su piso. Resultó ser una persona encantadora, muy próxima, familiar y también muy caliente. Estuvimos en su cama durante un buen rato haciendo de todo hasta que él me pidió el culo, a lo que yo me opuse amablemente y volví a chupársela para dorarle la píldora de mi negativa. Como su polla era bastante gorda, a veces me atragantaba con ella y entonces el decía "por detrás no te atragantarías", así unas cuantas veces, pero resignado. Luego le pedí yo su culo y él fue lo suficientemente generoso como para dármelo, no sin decirme que no era lo que más le gustaba, pero al fin se avino y terminamos nuestro encuentro con un buen polvo.

Para cerrar las notas de lo que me aconteció en aquella primera época, en la que en los servicios de la estación solamente había oportunidades para alguna paja y, con más suerte, algunos encuentros como los mencionados, mencionaré que también me sucedieron un par de anécdotas más, de distinto cariz.

En una de las ocasiones, estando allí en la posición habitual, se colocó a mi derecha otro usuario, que tras mi furtiva mirada identifiqué como H., un compañero de trabajo del cual yo sospechaba su tendencia sexual pero con el que nunca había cruzado ninguna frase al respecto ya que por nuestras respectivas funciones en la empresa no teníamos relación habitualmente, nuestras conversaciones eran normalmente cortas y, como es natural, nunca sobre tan delicado tema. Vi que hacía el habitual gesto de mirarme la polla, que yo procuré esconder para no delatarme, puesto que lucía ya su habitual esplendor de entonces. A los pocos segundos simulé que había terminado y me marché sin mirarle ni denotar que lo había reconocido. Me fastidió, porque ya no volví aquella tarde por si acaso. Pero eran los pequeños inconvenientes de llevar una doble vida.

En otra ocasión, un día por la mañana, se situó a mi lado un tipo relativamente joven que enseguida me hizo señas de que le gustaba lo que veía. Salimos fuera para hablar tranquilamente y enseguida me propuso ir a un lugar que él conocía, donde estaríamos muy bien. Mientras nos dirigimos hacia donde él me indicó, en la calle de Tarragona, constantemente me insistía en que tenía muchas ganas y me preguntaba si yo también. Me extrañó tanta insistencia y me hizo sospechar que estaba fingiendo algo que no sentía.

En aquellos años, muchos de los edificios actuales de la calle Tarragona todavía no existían y otros estaban en construcción. Hacia uno de ellos, en el lado de los números pares, se dirigió para llevarme al fondo de la planta baja, en la que solamente se veía la estructura de hormigón armado. Allí había una columna cuya sección era en forma de U, en cuyo hueco orientado hacia el fondo del local me indicó que me colocara "para estar más escondidos", pidiéndome al mismo tiempo que me sacara la polla. De ningún modo quise ponerme donde él quería aunque, iluso de mí, sí que me saqué la polla por si todas aquellas sospechosas circunstancias no confirmaban mis temores, pero desgraciadamente se confirmaron. Entre el trayecto a pie y el "ten con ten" provocado por su insistencia en que me colocara en el hueco de la columna (con lo que me hubiera tenido totalmente a su merced) y en que me sacara la polla, ésta estaba ya totalmente fláccida y la saqué sola, sin acompañarla de los huevos como habitualmente hago cuando estoy en mayor confianza. Lo hice así porque unos años antes había oído explicar que algunos delincuentes que se hacían pasar por homosexuales en los alrededores del Drugstore del Paseo de Gracia, cuando se habían llevado a algún presunto ligue al zaguán de alguna cercana escalera de vecinos y aquél se sacaba la polla, amparados por la habitual oscuridad de esos lugares le echaban un "lazo" corredizo de alambre a la incauta polla y huevos para, acto seguido, desplumar a su propietario de todo lo que llevara de valor bajo la amenaza de dejarlo castrado "ipso-facto". No sé si ésta sería la intención de aquel chorizo que también había fingido ser homosexual, pero no creo que lo hubiera podido conseguir por la circunstancia que he explicado y como, mientras tanto, en vista de que no me ponía en el hueco que el proponía y tampoco tenía mucho acceso a agarrarme la polla, pasó a exigirme dinero de mala manera. Yo hice ademán de marcharme, aunque él me cerró el paso, mientras forcejeaba me puse a gritar esperando que me oyeran los obreros que, por los ruidos que venían de la planta superior, parecía que estaban trabajando allí, pero no conseguí huir porque me propinó tal puñetazo en la sien derecha que lo siguiente que recuerdo es estar tendido en el suelo, con la bragueta abierta y dos tíos mirándome, el atracador y otro que supongo sería un bendito obrero, sin tener noción alguna del tiempo que llevaba allí en aquella poco decorosa postura. Quizá el atracador iba provisto de un puño americano, quizá me dio en un lugar demasiado preciso (alguien me comentó posteriormente viendo el morado que lucí durante unos días -que justifiqué con un supuesto golpe en una puerta- que el resultado del golpe en tan crítico lugar podría haber sido fatal) o quizá fueron ambas cosas, pero casi podría afirmar que él debía tener intención de hacerme daño pero no se esperaba que yo perdiera el conocimiento de aquella forma tan inmediata, porque de estar preparado para ello me hubiera desvalijado inmediatamente antes de que hubiera podido bajar nadie desde el piso superior, creo yo, cosa que no había ocurrido. El caso es que allí estaban mirándome los dos, yo me levanté, me dirigí al que no conocía y le pedí ayuda, el atracador salió corriendo, yo también me marché casi sin darle las gracias a aquella otra persona y ese fue otro día en el que se me cortaron de golpe las calenturas que me hacían frecuentar aquel lugar.

lunes, 29 de febrero de 2016

14 - El resto de servicios (WC) públicos no municipales en la Plaza de Cataluña y alrededores (y V)

Con este post se terminará por fin la relación de lugares de cruising situados por los aledaños de la plaza de Cataluña, que considero dignos de mención de los que conocí de primera mano en las décadas de los 70, 80 y, en este caso, algo de los 90.

Drugstore del Paseo de Gracia

El Drugstore de Paseo de Gracia en 1970.
Situado en el Paseo de Gracia nº 71, entre las calles de Valencia y Mallorca, era un establecimiento que pretendía emular los típicos drugstores norteamericanos, pero adaptado a los gustos imperantes de la progresía de entonces, pues su diseño interior fue obra de Xavier Regàs i Pagès, uno de los interioristas más apreciados en la Barcelona de entre los años 60 y 80, autor también de la decoración de la discoteca más frecuentada por la llamada gauche divine: Bocaccio. Fue inaugurado el mes de junio de 1967 por Salvador Dalí y el actor norteamericano Georges Hamilton, junto a una nutrida representación de la más destacada sociedad barcelonesa y los consabidos jerarcas locales del "régimen". Se cerró en 1992, por lo que hoy en día ya no existe, aunque su gran éxito originó en la misma época la apertura de otros similares, que han corrido también similar suerte, como el Drugstore Liceo (1972-1982), Drug Blau (1973-1978) y Drugstore David (antiguo centro comercial, se le puso el nombre de Drug Drac Store, después Drugstore David y hoy vuelve a ser una galería comercial).

Aquel local pionero era largo y amplio, estaba abierto 24 horas al día como sus modelos norteamericanos (bueno, en realidad 23 porque de 6 a 7 de la mañana se cerraba para limpiar), tenía una entrada trasera por el Pasaje Domingo y lo componían varias tiendas, farmacia, librería, self-service, bar, restaurante, charcutería, quizá algo más que no recuerdo y, claro, unos servicios inmejorablemente ubicados para cruising.

Los artículos de regalo a la venta, por ejemplo, eran en su mayoría de sofisticado diseño y algunos sorprendentes pues, para gastarle una broma a un amigo, llegué a adquirir allí un consolador motorizado que estaba abiertamente a la venta en un puesto situado en el pasillo de la entrada, lo que para la época era todo un mérito, por lo insólito, teniendo en cuenta además que dicho puesto era solamente de venta de dichos adminículos, cuyo stock, en dos tamaños, estaba cuidadosamente apilado a la vista como reclamo para el público.

La librería también era muy apreciada por la buena selección de libros a la venta, tanto españoles como extranjeros, el restaurante era bastante digno, en fin, lo mejor de lo mejor.

Como ya ha quedado patente a lo largo de este blog, un servidor es bastante tonto y entonces lo era más, por lo que no tenía ni idea de las ventajas de los servicios del local, hasta que me enteré bastante después de mis primeras visitas, no recuerdo cómo, seguramente por propia observación después de haber ido algunas veces. 

1ª ventaja: aquellos servicios se encontraban ubicados en el subsuelo, muy cerca del acceso posterior del local, por lo que si uno no quería que le vieran entrar, podía acceder por la parte de atrás (muy adecuado, si se me permite la analogía), atravesar la charcutería usualmente desierta y enseguida bajar las escaleras, sin que le viera prácticamente nadie.

2ª ventaja: las escaleras no eran de obra, sino que estaban construidas como un cajón hueco, de un material sintético, por lo que hacían un ruido apreciable al pisarlas, lo que advertía de inmediato a los que pudieran estar abajo haciendo algo.

3ª ventaja: como se ha dicho antes, el local estaba abierto 23 horas al día, de modo que no era difícil encontrar pollas, manos y bocas disponibles a cualquier hora del día o de la noche.

Seguramente habría alguna ventaja más, pero con lo dicho ya es suficiente para hacerse una idea. Al llegar abajo, había un teléfono público en la pared y las dos puertas de los servicios masculinos y femeninos. La de los servicios masculinos se abría a un espacio rectangular que tenía una hilera de lavabos a la izquierda, tres urinarios a la derecha y dos wc al fondo.

Los urinarios eran de cazoleta, bastante grandes y sin ninguna mampara de separación por lo que si alguien quería presumir de polla estaba en el lugar adecuado. Los wc, además de su función básica, se usaban ocasionalmente para algún encuentro más privado, aunque eso no lo vi casi nunca. Lo que sí vi fueron los mensajes escritos detrás de las puertas, casi todos con teléfono incluido, en el que se pedían u ofrecían todo tipo de servicios sexuales, tipo "necesito macho que me torture los pezones" o "busco viejo para que me coma la polla" u otros similares. 

Lo habitual al llegar, si no había nadie, era situarse en el urinario del medio y esperar que apareciera alguien más a quien no le quedaba más remedio que colocarse en alguno de los laterales. Según el aspecto y/o actitud del recién llegado ya se veía si había que empezar a enseñar algo o no. Normalmente era que sí, se empezaba enseñando, luego tocando y se podía acabar con una paja o con una mamada en el mismo lugar. Esto último lo facilitaba el hecho de que dichos urinarios estuvieran situados al nivel de un escalón más alto que el suelo, por lo que el que tenía ganas de mamar solamente debía descender del escalón para que le resultara mucho más fácil amorrarse. En casos excepcionales había la posibilidad de entrar en uno de los wc y hacerlo allí o incluso acabar follando como me habían contado, pero a mí no me ocurrió nunca, en parte porque en los primeros años del local yo todavía no era tan lanzado y en los últimos años porque, por razones ajenas a mi voluntad, ya no lo frecuentaba.

Allí coincidí varias tardes, sobre las cinco más o menos, con un chico muy joven y muy guapo, que llevaba un peinado algo afro como era moda entonces y que se ponía de pie frente a un urinario durante un largo, largo, muy largo tiempo. Solamente conseguí verle la polla muy de vez en cuando y sólo parcialmente, yo se la mostraba todo lo que podía, él miraba pero no hacía ademán de nada ni me dejaba hacer nada con él. Tampoco le vi nunca hacer nada con nadie más, a pesar de que en alguna ocasión no me importaba provocarle haciendo yo algo con un tercero de los que coincidían con nosotros, pero él seguía en su posición casi totalmente estática y como ausente.

Otro habitual del lugar era un hombre de color, bajito y fuertote que, cuando la temperatura lo permitía, llevaba unos pantalones cortos muy ceñidos, supongo que para marcar muslos y paquete, porque la polla que sacaba era bastante voluminosa, pero sólo llegamos a tocarnos las pollas y nada más, no me acababa de convencer ir más allá con él, a pesar de que por esa actitud mía me ha quedado la asignatura pendiente de tener sexo con un chico de color, que ya no creo que a estas alturas tenga todavía posibilidades de aprobar.

Otra persona que me hizo correr en los dos encuentros que tuvimos fue un chico mayor que yo, de unos treinta y tantos, algo feillo. La primera vez, nos enseñamos las pollas y pude ver que tenía una polla algo extraña, como doblada ligeramente a un lado, pero aún así hermosa y dura como una piedra. Yo estaba a su derecha, así que se la agarré con la mano izquierda y él también me la agarró, pero no con la mano derecha como yo esperaba, sino que se giró de medio lado hacia mí, me la cogió con la mano izquierda y, ni corto ni perezoso, metió su mano derecha por dentro de mi pantalón y calzoncillo y mientras me murmuraba al oído frases sobre lo mucho que le gustaría follarme y que su casa estaba cerca, me acariciaba el culo y casi enseguida me metió directamente su dedo en mi entonces virgen ojete. En mis correrías hasta entonces alguna vez me habían tocado el culo, siempre por fuera de la ropa, pero en esta ocasión, aunque me di cuenta de lo que estaba haciendo, me cogió por sorpresa porque no esperaba la acción ni que fuera tan certera a la primera, sin tantear el terreno ni nada, lo que creo que evidenciaba bastante experiencia por su parte en profanar culos pues además entró de golpe, directamente y prácticamente sin ningún forcejeo. No sé si se había lubricado antes el dedo aunque fuera con saliva, no me fijé tanto, pero fue sorprendente y, una vez ensartado, me dejé hacer porque me estaba dando un gusto tremendo, hasta el punto de que me corrí enseguida, supongo que para su sorpresa.

La segunda vez, nos volvimos a encontrar en la misma posición relativa. Yo ya sabía lo que pasaría y no tenía muy claro si apartarme o esperar a ver que pasaba y dejarme hacer, duda bastante absurda porque en cuanto lo tuve cogido por la polla, ya vi que volvía a las andadas. Esta vez él cambió algo su estrategia, no me la tocó, me sacó el faldón trasero de la camisa para acariciarme la espalda mientras acercaba su cara a la mía, me volvía a decir aquellas frases de deseo e intentaba besarme, cosa que por aquel entonces no me gustaba mucho, el seguía con mi espalda y ya pasó al culo para meterme de nuevo el dedo en mi estrecho ojete con una facilidad pasmosa. Esta vez ya le esperaba, él me apretó bien y, ante mis constantes negativas de acompañarle a su casa, me sugirió meternos en un wc, yo no quería porque me veía ya follado a saco y aún tenía algunas prevenciones sobre eso, pero tampoco quería que se terminara aquello, quería correrme aprovechando aquel momento, él seguía apretando y moviendo algo el dedo, yo me agarré la polla con la mano derecha y, con una polla en cada mano, el dedo en el culo y sus labios paseándose por mi cara, ya no pude más y me corrí.

No volvimos a encontrarnos más en esa tesitura, pero en una ocasión en que estaba tomando algo en la terraza de la acera de Paseo de Gracia, lo que me permitía observar al público que entraba y salía del establecimiento para decidir entrar a mí vez si veía a alguien que me pareciera carne de cruising, vi que entraba un chiquito muy guapo y, suponiendo que iría al servicio, esperé un ratito para que no fuera tan evidente a la vista de los demás que entraba detrás suyo, pero cuando me decidí a entrar y ya estaba en la puerta del local, de pronto empezaron a salir unas personas con cierta prisa mal disimulada, entre ellos aquel chico que había visto entrar antes y aquel otro más mayor que me había metido dos veces el dedo en el culo. Imagino que algo había ocurrido allá abajo, quizá alguien se había encontrado con alguna escena que no fuera de su gusto y había montado un escándalo o había llegado la policía, no lo sé, pero aquella salida de gente no era natural. Sin embargo, aunque algunos integrantes de aquel improvisado tropel se marcharon andando por la calle, yo tampoco vi que apareciera nadie más que justificara aquellas prisas. A todo esto, el chico joven y el otro se habían quedado merodeando por allí, mirando los escaparates y vitrinas, yo también porque no me atreví a ir entonces a los servicios y así pude ver que intercambiaban algunas palabras que no oí y que se marcharon juntos. Sentí una gran envidia de los dos, del mayor porque se me había adelantado y seguro que ya le había metido el dedo en el culo al chico joven y guapo, con el que se iba a marchar y al que estoy seguro que iba a disfrutar y hacer disfrutar y también cierta envidia del joven porque, si las cosas hubieran ido de otro modo y yo me hubiera adelantado, aquella tarde podría haber sido yo por tercera vez el objeto del deseo de aquél que tan bien sabía excitarme.

En una ocasión sobre el mediodía, en que coincidimos varios clientes, unos en los urinarios, otros haciendo como que se lavaban las manos o simplemente estando por allí, un par empezaron a agarrarse las pollas, lo que hizo que los demás nos añadiéramos al asunto, formando una cadena de manos y pollas que parecía una sardana porno, pues éramos no menos de seis personas, cada uno agarrando la polla de otro, unos inclinándose a chuparla, otros simplemente la meneaban y la temperatura ambiente parecía que había subido diez grados en pocos segundos. Creo que esta ha sido la ocasión en que he participado en una escena con tanta gente, aunque en cuanto a sexo era bastante modesta. A mi me tocó un chico joven pelirrojo bastante guapo y bien formado y no sé como hubiera acabado la cosa si al poco rato no se hubieran oído los típicos ruidos de la escalera que indicaban que alguien bajaba, inmediatamente se deshizo la cadena, unos se marcharon, otros se pusieron de cara al urinario, otros lavándose por enésima vez las manos y el chico pelirrojo y yo nos quedamos solos frente a la puerta de uno de los wc, en el que no llegamos a entrar porque en aquel momento llegó la persona que había bajado por la escalera y nos dedicamos a disimular, saliendo de los servicios por separado, por lo que no pude concretar nada más con él. Luego casualmente volví a ver al chico unos días después por una calle cercana, pero él estaba trabajando con otras personas en algo relacionado con unas reformas de un local a pie de calle y aunque nos miramos y vi que me reconocía, pasé sin decirle nada, igual que hizo él.

Otro habitual bastante singular era un chico joven que cuando se sacaba la polla causaba la admiración de propios y extraños, se trataba de la polla más grande que he visto nunca en persona, por su longitud y sobre todo por su grosor, que calculo que debería rondar los 7 cm. de diámetro, o sea que debería tener unos 20 cm. de contorno, porque no era cilíndrica sino de sección más bien oblonga. Nunca conseguí tocársela siquiera, siempre había alguien mejor posicionado que yo que aprovechaba el momento, además de que parecía que él tampoco se la dejaba tocar por todo el mundo. En una ocasión me lo encontré frente a una boca de la estación subterránea de Paseo de Gracia que he descrito en el post anterior. Como ya éramos conocidos de vista, entablé una conversación con él que rápidamente derivó por mi parte a sugerirle ir a algún sitio más privado, ya que estábamos justo en un punto de partida propicio para ello, pero él se enfrascó en preguntas muy detalladas sobre lo que yo sería capaz de hacerle para que disfrutara y me pareció que no eran más que dilaciones para pasar el rato pero que no tenía intención de hacer nada conmigo, así que no tardé mucho en despedirme cortésmente y marcharme. Luego lo encontré otro día, por la noche, en un local llamado "La Luna", situado en la Diagonal, muy cerca del Paseo de San Juan, pero ya ni intenté abordarlo de nuevo.

En todas aquellas ocasiones, no siempre se podía acabar lo que empezábamos, por oír el consabido ruido de las escaleras, que quizá nos anunciaba a un nuevo compañero de sexo, pero que nos obligaba a disimular hasta que el recién llegado se destapaba, lo que podía significar que, mientras tanto, alguno de los que nos habíamos quedado a medias se marchaba, por premura de tiempo, por disimulo o por no querer soportar la tensión de la situación. No obstante, en este sitio conseguí bastantes buenas mamadas, otras no tanto (¡esos dientes y esas prisas!) y un sinnúmero de pajas, por lo que el balance total fue bastante positivo, dentro de las estrechas limitaciones de lo que se podía hacer allí.

No es posible terminar la descripción de los personajes encontrados en este lugar sin mencionar al malogrado Ocaña (José Pérez Ocaña), pintor, showman, transgresor, ácrata y gay por antonomasia, que falleció prematuramente a los 36 años, en 1983, por las fuertes quemaduras sufridas al incendiársele un disfraz de sol, confeccionado con papel, tela y bengalas, que había ideado para asistir al carnaval de su pueblo natal, Cantillana, en la provincia de Sevilla.

Fragmento de "Ocaña, retrat intermitent" de Ventura Pons, 1978.

Tuve la oportunidad de encontrarlo en estos servicios un día de pleno verano a primera hora de la tarde, en unas fechas en las que casi nunca se encontraba a nadie para ligar y menos a aquella hora, como supongo que también le ocurría a él, más por la hora que por otra cosa, pues doy por supuesto que debía tener multitud de amigos de todo tipo dispuestos a hacerle la vida más agradable, aunque fuera momentáneamente. Llevaba su clásico bombín y sobre la chaqueta o la camisa, no recuerdo bien, una especie de chal o toquilla multicolor de punto. Nos comportamos como todos y como siempre, aunque me quedé íntimamente muy defraudado por no haber tenido la valentía de quedarme hablando con él y quizá seguir en contacto. Teóricamente, me hubiera gustado tener el placer de compartir algún otro momento con él y sus amigos como Nazario, Camilo, Copi, etc., sin ninguna intención sexual a priori por mi parte, pero como era evidente que teníamos estilos de vida diametralmente opuestos, ni llegué a considerar aquella fugaz idea, por lo que me despedí como de tantos otros, sin darle ningún trato especialmente cordial. Supongo que él debió pensar que yo no sabía quién era y que todo quedó para él como uno de tantos encuentros anónimos a olvidar.

Y para acabar el post, aunque no tenga mucho que ver con el cruising en el interior del Drugstore, creo que quedaría incompleto si no mencionara la cantidad de jóvenes chaperillos que poblaban por la noche la calle de Valencia y la de Mallorca, en la manzana del Drugstore aunque, con el tiempo, algunos de ellos empezaron ya a aparecer a media tarde. Muy raramente se les veía en el interior del Drugstore y los había para todos los gustos, guapos, feos, aniñados, más adultos, altos, bajos, machos, afeminados, lo que, para alguien tan adicto al sexo como yo, representaba una tentación constante, pues había unos cuantos muy atrayentes, según mis gustos. Constantemente se veía a coches parar junto a la acera, en la que se colocaban distribuidos equidistantemente unos de otros, pero yo tenía el problema de no contar en aquella época con vehículo propio, por lo que si me quería llevar alguno a mi apartamento a una hora en que no funcionara el metro, tanto de ida como de vuelta, no era posible pues contaba entre mis amistades con dos taxistas y no quería correr el riesgo de tomar un taxi y que por infausta casualidad el taxista fuera uno de mis conocidos. Estuvieron muchos años allí, sufriendo razzias esporádicas de la Guardia Urbana y con el cierre del Drugstore también cerraron ellos el negocio, al menos en aquellas calles.

domingo, 21 de febrero de 2016

13 - El resto de servicios (WC) públicos no municipales en la Plaza de Cataluña y alrededores (IV).

En esta y la próxima entrada sobre el tema que se referencia en el título, voy a comentar dos espacios de los que dieron más juego en los 70 y 80, por lo menos, época en que los conocí.

A una distancia no muy lejana de la Plaza de Cataluña se encontraban entonces un par de lugares que a mi juicio podían competir por el récord de ser los espacios (cubiertos) de cruising gay más concurridos, en los que prácticamente a todas horas había posibilidades, frecuentados por bastantes asiduos y con algunos rincones que, aunque expuestos al tránsito de personas ajenas a esa práctica, ofrecían buenas posibilidades para hacer de todo, dentro de las limitaciones de estar en un lugar de acceso público. Uno de ellos era, una vez más, una estación de ferrocarril y el otro un establecimiento comercial bastante singular, abierto las 24 horas del día. En este post veremos el primero.

Estación de Paseo de Gracia (RENFE -hoy ADIF-)

No la he visitado últimamente, por lo que no puedo decir si se dan hoy en día opciones para el cancaneo, pero creo que es bastante improbable pues, según tengo entendido, ya no es posible acceder a los andenes (y por ende a los servicios ubicados en ellos), ni a los pasillos interiores sin estar provisto de billete. Por otra parte, aunque supusiéramos que hay público potencial suficiente para propiciar el cruising, el primer elemento disuasorio sería el tema de poder acceder solamente con billete, pero incluso entre los viajeros propensos a ello (quizá teniendo en cuenta que en esta estación paran los trenes en dirección a, o provenientes de, Sitges) al haber aumentado de la forma en que lo ha hecho en los últimos años la presencia de empleados de seguridad y existiendo muchas más alternativas que entonces para buscar sexo, me da la impresión de que debe ser harto difícil encontrar la oportunidad.

Pero volvamos a aquellas épocas. La estación subterránea de Paseo de Gracia de aquellos tiempos permitía la entrada por cualquier acceso y la circulación por una pequeña red de pasillos sin necesidad de bajar a los andenes del nivel inferior, a no ser que se quisiera tomar un tren o bien usar los servicios que se encontraban en el extremo más cercano a Plaza de Cataluña de cada uno de los andenes, que eran gemelos entre sí y consistían en una hilera de urinarios a la derecha y una hilera de wc a la izquierda. Los más concurridos para cruising eran los del andén dirección Plaza de Cataluña, me aventuro a suponer que porque no había tanto flujo de viajeros esperando para ir en esa dirección.

Repasando los cada vez más indefinidos recuerdos que me quedan de hace más de treinta años, puedo explicar que el acceso principal de la estación, desde el patio de taquillas, solamente servía a nuestros efectos para bajar a los servicios de los andenes o bien para ir desde éstos a los dos pasillos subterráneos que conducían a los accesos que rendían por un extremo a la calle Pau Claris/Aragón y por el otro a la calle entonces denominada con el parco y castellanizado nombre de Lauria (Roger de Llúria), confluencia con la calle de Aragón. Los lugares más seguros para tener algún encuentro y donde incluso alguna vez se había montado alguna tan modesta como improvisada orgía (con todo el personal vestido, claro) eran los espacios inmediatos a las escaleras de salida de dichos accesos, especialmente los de Pau Claris/Aragón lado mar, supongo que por ser los más desconocidos o que caían más a trasmano para el público en general. Desde esos últimos metros de los pasillos cercanos a la salida, podían verse con cierta antelación los pies de las personas que pudieran descender por los primeros escalones a nivel de calle, antes de que en ese descenso alcanzaran ellos a ver lo que sucedía a pocos metros del final de la escalera y, a su vez, estábamos resguardados de la visión desde el pasillo que seguía a partir de ese punto hasta al acceso a los andenes, pues dicho pasillo no estaba alineado rectilíneamente con la entrada, sino que formaba un ángulo que permitía oír con mucha antelación los pasos de quien fuera a salir por allí, pues se trataba, se trata, de pasillos bastante largos.
En aquellas condiciones recuerdo sobre todo muchas mamadas, tanto recibidas como practicadas y allí podría decirse que fue donde me gradué en tan gratificante menester, dada la cantidad de ellas que practiqué y me practicaron.
Acceso actual en Pau Claris/Aragón, hoy reubicado al chaflán, pero que antiguamente estaba situado
paralelamente a la acera de la calle Pau Claris, seguramente donde ahora están las rejillas de ventilación.
Era extraordinariamente excitante el juego de bajar las escaleras, observar quizá a alguien disimulando cerca de ellas, sin entrar ni salir, andar hasta el otro extremo del pasillo y encontrar a alguien más, pasar por un pequeño vestíbulo de comunicación central entre los dos pasillos, donde se encontraban las escaleras que descendían a los andenes, recorrer el otro pasillo y al final quedarse con quien nos había parecido más acorde a nuestros gustos de todos cuantos estaban vagando por el lugar, siempre que cuando volviéramos sobre nuestros pasos, quizá al llegar al lugar donde habíamos visto a quien mentalmente habíamos elegido, todavía no se hubiera marchado o no estuviera enrollado con otro más expeditivo y después de todas esas circunstancias, que además coincidiera que uno también era de su agrado, claro. Pero aunque todo esto alguna vez fastidiaba porque después de tanto "elegir", al final se quedaba uno sin nada (quién mucho abarca, poco aprieta) tenía su morboso aliciente. No obstante, con el tiempo y la experiencia en el sitio, uno iba catalogando mentalmente a todos los asiduos del lugar, con lo que la elección era más directa y fructífera.

Como curiosidad, comentaré que en aquellos años en que tanto se fumaba porque no existían las prohibiciones actuales ni, por descontado, restricción alguna en cuanto a los espacios para hacerlo, siendo yo no fumador, detecté que algunas pollas tenían cierto deje gustativo u olfativo a tabaco, lo que me provocó cierta estupefacción pues me parecía difícil de aceptar que a los fumadores el tabaco que consumían les llegara a destilar hasta en la polla, pero pronto me di cuenta de que no se trataba de eso sino de que, de vez en cuando, me amorraba a mamar alguna polla que antes había sido chupada por un fumador y el deje a tabaco que yo notaba no era del mamado, sino que había sido depositado por el anterior mamador. O al menos eso es lo que deduje como hipótesis más plausible.

Allí encontré a menudo unas hermosas pollas a las que hacerles los honores, así como me los hacían a mi. Gente de un máximo de cuarenta años y de un mínimo que prefiero no evaluar aquí, iban allí para eso y se entregaban a ello con una gran afición. A base de asiduidad, llegué a trabar conocimiento con unos pocos chicos con los que siempre lo pasaba muy bien. Me extenderé solamente en la descripción de media docena, de entre la multitud con que tuve oportunidad de confraternizar.

Por ejemplo, el chico que he mencionado en el post anterior al comentar el parking de la Plaza de Castilla. Un muchacho joven, alto, moreno, guapo (no guapo de cine, sino para mi gusto), bien formado y con una polla recta y de buenas proporciones que apetecía siempre. Además, tenía bien claro que para pasarlo bien también debía usar su boca, en resumen una delicia. Habíamos tenido varios encuentros muy buenos en los que al parecer el tenía más práctica que yo pues, en una ocasión en que no encontrábamos ningún rincón libre en los pasillos subterráneos, me indicó que saliéramos y me llevó a los lavabos del bar anexo al hotel entonces llamado Splendit (Consejo de Ciento/Pau Claris), que tenía acceso directo a la calle Pau Claris. Con mi consiguiente rubor, tuvimos que pasar por delante de una vacía barra con su ocioso camarero hasta llegar al fondo donde estaban los lavabos, allí nos hicimos nuestras respectivas mamadas y volvimos a salir recorriendo de nuevo aquel solitario bar sin que nadie nos dijera nada, a pesar de que los camareros habían sido claramente testigos de nuestra maniobra de entrada y salida. Quizá al tratarse de un hotel de 4 estrellas (hoy 5) la dependencia procuraba no dar escándalos, quizá no se dieron cuenta de lo que pasaba, quizá les sorprendió pero no dijeron nada porque no estaban acostumbrados o quizá, más improbable, estaban en el ajo. Nunca lo sabré.
Fachada del bar del actual hotel Renaissance, antes Splendit, en la calle Pau Claris.
También contacté varias veces con un chico cuyo objetivo principal era que se lo follaran en un wc, aunque a la segunda vez ya conseguí convencerlo de que se viniera a mi apartamento, que era mi oferta habitual cuando por las circunstancias del momento (rincones ocupados, tránsito de viajeros, ronda de la policía, etc.) no podíamos hacer nada allí y los dos estábamos de acuerdo en hacer algo más que una simple paja o una mamada rápida, siempre que el otro fuera conocido del lugar o me inspirara un mínimo de confianza. Con aquel chico tuvimos algunas sesiones bastante largas y gratificantes para los dos, de lo que daban fe los gritos de placer que habitualmente profería "quin polvo, aiii quin polvoooo, ...", repetidos constantemente.

Otro chico, en cambio, se vino a mi apartamento y después de hacernos mamadas, morreos, 69s y otras cosas placenteras, cuando quise darme cuenta, estaba tanteando mi culo con su polla. Como no la tenía muy grande, algo menor que la media, le dejé hacer y el pobrecito se corrió enseguida. Me hubiera gustado que durara algo más, pero me conformé. Esto me recuerda que en aquellos tiempos no existía el VIH ni de lejos, por lo que, normalmente, en aquellos encuentros sobrevenidos, pocas veces se usaba preservativo y en las mamadas solamente se preguntaba al otro si quería recibir la eyaculación en la boca, por delicadeza, por si le daba reparo o asco, no por nada más.

También contacté un par de veces con un chico muy joven que la mamaba bastante bien y también consentía en que me lo follara pero al que, a pesar de su juventud, nunca se le levantó y yo no me atreví nunca a preguntarle porqué. La primera vez que estuvo en mi apartamento, al principio de encontrarnos me contó una historia según la cual tenía un problema con su jefe, que le achacaba la desaparición de poco más de mil pesetas y cuando terminamos, volvió a expresar su preocupación por lo del dinero, así que le di esa cantidad porque me había sentado tan mal que no se le levantara que pensé que se merecía una compensación. La segunda vez que nos vimos, al terminar también me dijo que necesitaba dinero pero tuve que contestarle que eso se pide al principio, no se finge que va uno por el placer y luego se pide dinero, así que se marchó follado y sin blanca. Las demás veces que lo vi ya no quise nada con él.

Había también un chico más mayor (sobre la treintena larga) que la mamaba estupendamente, casi siempre que lo veía estaba amorrado a una u otra polla. Con este chico tuve también encuentros en otros lugares de los alrededores llegando incluso, una de las veces en que los dos íbamos muy calientes, a mamármela en las escaleras de acceso al aparcamiento subterráneo del Paseo de Gracia. Además de este gran mamador había otro, más mayor, que no le iba a la zaga. Una vez que estábamos él, yo y otro enseñándonos las pollas en los urinarios, primero me la chupó a mí hasta acabar, mientras el otro me magreaba y luego me pidieron que vigilara en la puerta, mientras le chupaba al otro polla, huevos y culo hasta que se corrió. Me quedé algo frustrado al darme cuenta de que me había liquidado a mí primero para poder luego dedicarse extensamente al otro que, debo reconocerlo, tenía una polla mayor que la mía y, en general, estaba más bueno.

Había también otros personajes habituales, como uno con muy buena figura, siempre con ropa de trabajo, que podía presumir de tener la polla más grande de las que había por allí, pero al que solamente le gustaba mamarla. También un señor mayor que no podía disimular su rijosidad cuando veía a otro más joven, al que no dudaba en pedirle a las primeras de cambio que se la mamara y, aunque siempre he preferido a los más jóvenes, ni entonces tenía nada contra los señores mayores, ni mucho menos ahora, que ya soy uno de ellos, pero nunca quise hacer nada con aquél pues era especialmente repulsivo, quizá porque vestía algo desaliñado, quizá porque una vez que se bajó los pantalones delante mío para enseñarme una polla mediana tenía una mancha amarilla bien visible en la parte frontal de aquellos slips "Ocean" que se llevaban entonces, quizá por esa insistencia en pedir continuamente una mamada o más bien por todo a la vez. Estuve algún tiempo sin verlo, luego dejé yo de pasar por allí pero, un buen día varios meses después, lo encontré por las calles de Pueblo Seco, completamente disminuido en sus facultades, con una expresión facial que evidenciaba que no se daba cuenta de nada de lo que pasaba a su alrededor y acompañado de una persona que le guiaba y cuidaba de él. 

Volviendo a los chicos jóvenes, estuve en mi apartamento varias veces con uno bastante joven y algo gordito que, a pesar de su juventud o quizá a causa de ella, veía esto del sexo con una gran naturalidad y hablaba desacomplejadamente de sus amigos y las cosas que hacía con ellos, con una mezcla de candidez y morbo que no dejaba indiferente. Aún así, nunca conseguí follar con él a pesar de varios intentos en los que es justo decir que tampoco quise conseguirlo a la fuerza. Me da la impresión de que, aunque verbalmente mostrara su buena disposición, a la hora de la verdad no ponía nada de su parte para facilitar la introducción, yo diría incluso que apretaba el culo para evitarla, pero nunca me quejé ni intenté aproximaciones con los dedos, lubricante, etc., porque me conformaba con los suficientes elementos de gratificante sexo que había en nuestros primeros encuentros, confiando en que con paciencia llegaría a conseguirlo cuando tuviéramos más confianza, pero la verdad es que no tuve ocasión de avanzar más porque al poco tiempo dejamos de vernos, no recuerdo si porque él ya no aparecía por la estación o bien porque fui yo quien dejó de ir. Como dato curioso, este chico me contó que formaba parte del grupo musical que por aquel entonces acompañaba las misas que se hacían los domingos en la iglesia de la Merced.

Acabaré este relato no exhaustivo, tanto a causa de mi memoria como por haber omitido intencionadamente, por reiterativas, algunas anécdotas a mi entender menores, pero esencialmente completo en cuanto a marco general y variada casuística expuesta sobre todo lo que ocurría en aquella estación, con la incidencia más "grave" que me ocurrió, de la que empiezo explicando seguidamente el contexto principal.

Con la llegada de la democracia, se les cambió a la entonces llamada "Policia Armada" (de apodo "los grises" pues su uniforme era de ese color) el nombre, la organización y la hechura y color de los uniformes, convirtiéndolos, al menos por fuera, en una policía más homologable a sus contemporáneas del resto de Europa. Debo reconocer que se hizo un esfuerzo por parte de las autoridades para darles un barniz democrático en todos los aspectos, aunque también es lícito resaltar que estos procesos requieren su tiempo. Tanto tiempo, que posteriormente aún hubo un cambio posterior del color de los uniformes y los cambios de organización han seguido sucediéndose.

En aquella época de transición, el cuerpo pasó a llamarse "Policía Nacional", hoy "Cuerpo Nacional de Policía", se creó la llamada "policía de proximidad", hoy inexistente y los nuevos uniformes que se diseñaron constaban de camisa y pantalón de un color marrón claro, completados con cazadora, corbata y boina de color marrón más oscuro. Gracias a la "policía de proximidad", empezamos a ver por nuestras calles parejas de policías patrullando a pie, llevando a cabo una acción realmente de proximidad pues se presentaban a todos los establecimientos de la zona que les habían asignado, ofreciéndose e interesándose, al menos en apariencia, por las inquietudes de sus interlocutores.

Nuevos uniformes de la Policía Nacional (1979).
Obsérvese el águila todavía presente en las banderas y edificio que aparecen en el reportaje.

Pues bien, entre los barrios asignados a aquellas parejas de policías estaba el de la zona de la estación, incluyendo el interior de la misma. Ni que decir tiene que la aparición de la policía produjo cierta desbandada de los practicantes de cruising en aquel lugar, pero no tardaron mucho los habituales en adaptarse a los horarios de la pareja o, al menos, en vigilar de algún modo por donde iba la policía para ir ellos por otro lado. Pero "como la policía no es tonta", hemos de suponer que ellos también se fijaban en los que transitaban por allí, si los veían repetidamente por los pasillos o los andenes sin tomar nunca ningún tren, etc.

En esta tesitura, una tarde saliendo del trabajo, que era cuando me venía bien pasarme por allí, me acerqué al lugar, me di cuenta de que estaban los policías patrullando e intenté irme por otros pasillos para no cruzarme con ellos y también por si encontraba a alguien más con quien hacer algo. Cerca del acceso al exterior de Lauria-Roger de Llúria/Aragón) me encontré a otra persona que estaba buscando lo mismo, nos enrollamos con unas pajas, nos corrimos y, al marcharnos, yo hacia el exterior y él por el pasillo, nos encontramos cara a cara con los dos policías, uno en el exterior y otro en el pasillo que nos cortaron el paso y me hicieron bajar a reunirme de nuevo con mi ocasional compañero. Al pasar por donde habíamos estado miraron sin disimulo el charquito de la corrida que había quedado en el suelo, anduvimos hasta el centro del pasillo y allí nos paramos todos y nos ordenaron enseñarles la documentación y vaciarnos los bolsillos, bajo amenaza de que después nos cachearían y sufriríamos las consecuencias si les habíamos ocultado algo. Así lo hicimos, pero yo no me di cuenta de que olvidaba sacar un lápiz portaminas que llevaba en el bolsillo interior derecho de la chaqueta. Nos revisaron todas nuestras pertenencias (como dato curioso, el otro chico llevaba no menos de diez bolígrafos) entre amenazas de detenernos e insultos de cerdos, etc. por parte del más mayor, quizá también de mayor graduación, que era el que llevaba la voz cantante y, efectivamente, luego nos cachearon.

A mí me cacheó el más joven mientras yo ya estaba resignado a que para mí la cosa fuera a peor si encontraba el lápiz pues, aunque no fuera nada punible en sí mismo, pensé que como se nos había conminado muy severamente a enseñarlo todo, se enfadarían más conmigo por ese olvido involuntario y ya me veía en una de aquellas todavía sórdidas comisarías de entonces objeto de vete a saber qué vejaciones o burlas, mientras también cavilaba como explicar en mi casa porqué había ido a parar allí, si se hubieran enterado, o porqué había llegado más tarde a casa si no llegaban a notar más que mi más que previsible retraso. En aquellos segundos pensé también en muchas otras cosas, en cómo afrontaría un posible juicio por escándalo público con el que nos amenazaban los policías, cómo podría evitar que trascendiera a la empresa en la que trabajaba entonces, lo cual hubiera sido catastrófico, cómo podría disimularlo y pedir permiso para la comparecencia a juicio sin necesidad de explicarlo, darle vueltas a que quizá me retuvieran más de un día en la comisaría y si podría hacer una llamada, como estábamos cansados de ver en las películas norteamericanas, en fin, multitud de supuestos, ideas, temores, pero, terminado el cacheo, "mi policía" dijo que estaba "limpio", lo que me tranquilizó algo. Yo creo que el policía notó el bulto rígido del lápiz pues sentí como palpaba en la zona donde lo llevaba, pero quiero suponer que dedujo de qué se trataba y optó por ignorarlo porque, dicho sea de paso, no me pareció que estuviera tan soliviantado ni alterado por la situación como lo estaba su compañero, que seguía recriminándonos lo depravados que éramos, los delitos que nos podría imputar, lo idiotas que éramos de hacerlo allí (en eso no le faltaba razón), por qué no nos íbamos a Montjuïc (con lo cual me dio una pista, porque en aquella época en que no existía internet no estábamos tan informados como ahora de todos los lugares de cruising), aunque añadió que si un día, paseando con su familia, nos encontrara en tesitura similar en Montjuïc nos pegaría un tiro.

Al final, después de acojonarnos como es debido, nos devolvieron nuestras cosas, nos ordenaron que nos marcháramos y no volviéramos más por allí, yo les di las gracias y me marché antes de que cambiaran de idea, porque aunque me di cuenta de que hacían uso con nosotros de una tolerancia que quizá no hubieran tenido un par de años antes, el fin de la dictadura todavía era relativamente reciente (aún no hacía un año que se había aprobado la Constitución) y no estaba muy seguro de que en algunas comisarías no se siguieran conservando todavía las prácticas policiales de la dictadura.

Al volver a subir por la escalera hacia el exterior, el policía joven todavía me dijo "pero límpiese el pantalón, hombre". Efectivamente, ¡me estaba señalando que en la parte baja de mi pernera derecha era bien visible una gota de la eyaculación del otro que no había ido a parar al suelo!

viernes, 16 de mayo de 2014

12 - El resto de servicios (WC) públicos no municipales en la Plaza de Cataluña y alrededores (III).

Aún había más lugares en Plaza de Cataluña y alrededores de los que puede comentarse algo:

- El Corte Inglés de Plaza de Cataluña.
Servicios situados primero junto a la ferretería en el primer sótano y luego en un pasillo del sótano inferior junto al aparcamiento. Tanto en una ubicación como en otra siempre he encontrado morbo en estos servicios. Cuando estaban en la primera ubicación me daba bastante apuro entrar, pues había que hacerlo pasando entre los vendedores y público en general, pero dentro siempre se encontraba algo, aunque no siempre se "hacía" algo ya que, una vez se entraba desde la planta de ventas, se encontraba la entrada a los servicios a un lado y otra puerta que accedía a un recinto de uso exclusivo de los empleados, por lo que muy a menudo se oían pasos desde los servicios que en realidad se dirigían al otro recinto, pero que por una elemental prudencia impedían que los que estábamos en los servicios pasáramos a mayores (al menos en las ocasiones en que yo estuve). 

Con la nueva ubicación junto al aparcamiento se ganó en espacio pero no en posibilidades de intimidad, pues así como cuando estaban en la ubicación anterior su existencia pasaba prácticamente inadvertida para todo el mundo pero había el problema del movimiento cercano de empleados, en el nuevo lugar no existía este problema pero estaban (y supongo que siguen estando) anunciados en diversos lugares de los almacenes, por lo que ya no eran visitados solamente por los "conocedores", como antes.

Aparte de leves escarceos en el lugar, pajas sobre todo, nunca saqué nada más de allí.

Tengo entendido que hay otros servicios en alguna otra planta, pero no he visitado ninguno.

- Servicios de la cafetería del Centro Cultural de los Ejércitos, popularmente llamada Casino Militar.
Situada en el nº 15 de la Plaza de Cataluña, donde actualmente se encuentra el Corte Inglés, cerca de la esquina con la calle Fontanella. Era muy útil a la salida de los múltiples servicios públicos de la Plaza de Cataluña para estar más "en la intimidad" que en los otros servicios con más afluencia.

En un par de ocasiones o quizá alguna más visité estos servicios, en alguna de ellas acompañado por alguien. Cuando fui solo raramente encontré a alguien más, creo que sólo una vez y las pocas veces que fui acompañado nos dedicamos a pajearnos y nada más.

Al cabo de los años, circunstancias de la vida me llevaron a conocer a un grupo de personas que se reunían en la terraza de aquella cafetería, situada en la ancha acera de Plaza de Cataluña. Sabiendo lo que yo sabía, procuraba sentarme de cara a la puerta, por si veía entrar a alguien interesante que, quizá, se dirigiera a los servicios, pero nunca vi a nadie apetecible o ni siquiera susceptible a mis ojos de visitar los servicios, ya fuera porque al estar en un corro de conocidos no era posible estar siempre con la mirada fija en dicha puerta o bien porque aquellos camareros vestidos con su chaquetilla de inspiración militar habían ya detectado lo que sucedía a veces en los servicios y observaban una actitud más vigilante y/o disuasoria que años antes cuando yo iba. Al poco tiempo, los grandes almacenes procedieron a su última ampliación y desapareció el "Casino Militar". 

- Servicios del parking público subterráneo de la Plaza de Castilla.
Servicios poco conocidos y, por ende, poco usados por el público, por lo que eran ideales para encuentros sexuales esporádicos, o cruising como se dice ahora.
Entrada peatonal al parking de la Plaza de Castilla y sus servicios, situados junto a
esta entrada y que en aquellos años siempre estaban abiertos. Al fondo la calle Tallers.
De aquel lugar recuerdo dos personas asiduas. Uno era un chico más joven que yo, con una polla apreciablemente grande, aunque no exagerada y más bien delgada, con el que practicamos múltiples mamadas mutuas en muchas ocasiones, durante una larga temporada. Cuando se producen encuentros repetidos con alguien en un lugar de estos, lo normal sería acabar yendo a un lugar más discreto después de los primeros encuentros, cuando se coge confianza mutua (y yo enseguida le cojo confianza a alguien a quien se la he mamado o me la ha mamado él), pero si alguno de los dos no quiere, los encuentros se transforman en una rutina similar en cada ocasión, magreos, morreos, uno se la come al otro, el otro al uno y paja simultánea como digno colofón, todo a una cierta velocidad por encontrarse en un lugar público. Éste era el caso con este chico. Yo deseaba encontrarlo cada vez que visitaba el lugar, y supongo que él también porque tardaba pocos segundos en sacarse la polla bien tiesa en cuanto me veía entrar (y yo lo mismo, si sucedía al revés), pero aunque le pedí más de una vez que se viniera a mi apartamento nunca lo conseguí, quizá no se fiaba de mí, como a mí también me ocurría cuando me ofrecían llevarme a casa de alguien. En realidad, nunca intercambiamos muchas palabras, en parte porque la mayor parte del tiempo uno u otro o los dos a la vez teníamos la boca ocupada pero también por la premura en hacerlo todo rápido sin entretenerse en muchas florituras, por precaución. Le había conocido por primera vez en los servicios y pasillos de la estación de RENFE de Paseo de Gràcia/Aragón, otro lugar "emblemático" para el mundo gay frecuentador de WC públicos de entonces y los encuentros con él fueron para mi extraordinariamente excitantes y gratificantes, por su juventud, su entrega, su cuerpo, su polla, etc., pero al cabo de un tiempo mis visitas tanto a uno como a otro lugar se fueron espaciando por razones profesionales y también personales y le perdí la pista definitivamente.

Otra persona interesante fue un hombre más mayor que yo y más robusto, con aspecto de obrero metalúrgico o de la construcción, con su carterita de mano como si fuera un escolar de los años 60. Aquel hombre no tenía tantos remilgos como el anterior en ir a casa de nadie, supongo que porque era más mayor, más fornido y seguramente tenía más experiencia en detectar que yo no representaba ningún peligro o porque su complexión fuerte le daba más confianza en sí mismo. Una vez nos hubimos apreciado mutuamente las pollas la primera vez que nos encontramos (tenía una gran y, sobre todo, gruesa polla), me hizo la clásica pregunta de si tenía "sitio", a lo que contesté afirmativamente, nos encaminamos a mi cercano apartamento y fuimos directamente a la cama a disfrutar de nuestros respectivos cuerpos. La primera vez que me he metido en la cama con alguien siempre he estado algo a la expectativa, supongo que es algo que nos sucede a todos en mayor o menor medida, y así también fue en esta ocasión pues yo pensaba para mis adentros que con aquella complexión y aquel pollón, como quisiera follarme solamente cabría acogerme a su buena voluntad para que respetara mi negativa, ya que como se empeñara en ello tenía claro que no podría defenderme de aquel monstruoso, duro y oscuro ariete. Afortunadamente, a pesar de su aspecto algo rudo era una persona muy amable y no pretendía follarme, sino al contrario, lo que me hizo muy feliz. Aquella experiencia de follarme aquel rico y bastante estrecho culo mientras su badajo duro como una piedra se movía acompasadamente al ritmo de la follada es algo digno de recordar. Lo pasamos muy bien durante bastante rato y aquel encuentro se repitió en alguna otra ocasión, si bien la última vez que nos encontramos (en la calle, cerca de los servicios) le ignoré, el me siguió, haciendo todo lo posible para que me diera cuenta de que estaba allí y al final le hice un gesto (es curioso, ni el me habló a mí, ni yo a él) de que no quería nada, lo que le dejó con un palmo de narices. Desde aquí le pido disculpas por esta despedida un poco abrupta que él no se merecía, pero la razón de mi seco comportamiento era que por aquel entonces yo tenía una novia (S.) que vivía en el portal de al lado del edificio en el que tenía mi apartamento y en aquel momento iba a dirigirme a su casa, por lo que no me era posible distraerme follando antes de ir a verla. Si me hubiera dirigido la palabra en lugar de observar ese comportamiento que hoy me parece algo infantil, aunque comprendo que venía motivado por la necesidad de disimular en público que todos teníamos tan asumida hasta el punto de protagonizar escenas tan ridículas como la relatada cuando lo lógico hubiera sido saludarse como dos buenos amigos, entonces le hubiera explicado que no disponía de tiempo libre en aquel momento y quizá hubiéramos podido quedar para mejor ocasión pero, después de aquello, lamentablemente no volví a encontrarle más y, como a raíz de ese noviazgo que duró varios años dejé de frecuentar tan a menudo los servicios públicos, también dejé de ver a otros conocidos de vista o de polla de esos lugares.

miércoles, 14 de mayo de 2014

11 - El resto de servicios (WC) públicos no municipales en la Plaza de Cataluña y alrededores (II).

Prosiguiendo con el tema del título, aquí van mis comentarios sobre algunos otros lugares:

- Estación "Plaza de Cataluña" de RENFE, servicios en el andén.
Los visité muy pocas veces, sólo recuerdo algo la disposición de los urinarios al fondo, de espaldas a la puerta, muy pocos, tres o cuatro, y que no estaba muy limpio. No recuerdo nada de eventuales ligues, aunque una vez si que me encontré a un jovencito en el vestíbulo que decía que quería rollo pero con el que finalmente no llegué a nada pues quería una recompensa económica. Bastantes años después de aquello, durante un tiempo no me importó pagar alguna vez (directa o indirectamente) por algo que me pareciera interesante, pero ahora he vuelto a cambiar de opinión. 

- Servicios situados en la Terminal y oficinas de la Compañía Anónima Alsina Graells de Autotransportes.
Se encontraban en la Ronda Universidad, lado mar, cerca de la calle Pelai, donde ahora hay un hotel. Aquellos servicios para los "señores clientes" estaban en una especie de cobertizo situado en los jardines de la finca en la que se encontraban las oficinas de la compañía citada y eran de un acceso muy cómodo al estar en el exterior del edificio, cosa inhabitual en los demás locales privados, bares, etc., a los que había que entrar para utilizar el servicio y, por lo tanto, exponerse al posible seguimiento visual de empleados u otros clientes, aunque esto último podía ser ocasionalmente de utilidad si había otro cliente interesado en el mismo tema.

Vista desde la calle, las oficinas estaban en el edificio que se ve dentro de la finca entrando a la izquierda
y los servicios (no se ven en la foto) entrando a la derecha, al fondo de los jardines que había detrás de la verja.


Todo lo que tenía de comodidad de acceso se contrarrestaba por la dejadez, suciedad y sordidez del espacio, cuyas instalaciones "sanitarias" estaban reducidas a la mínima expresión: una pared embaldosada de algunos metros de ancho, sin otro aditamento que un desagüe para las "aguas menores" y un mugriento cubículo que, aunque ya no lo recuerdo muy bien, me aventuraría a decir que o bien no tenía puerta o bien no cerraba, para las "aguas mayores", a evacuar en cuclillas por un agujero en el centro de la cochambrosa estancia.

En el lado bueno estaba que el lugar era poco conocido y, por ende, poco frecuentado, lo que daba una facilidad de movimientos que no se conseguía en ningún otro lugar similar, salvo alguna rara excepción que mencionaré en su momento, y en el lado malo (aparte de la decrepitud de las instalaciones) que por ser poco concurrido tampoco lo frecuentaba mucha gente con mis mismas intenciones y, en el caso de que coincidiera con alguno, el lugar era tan tranquilo que animaba a pasarse de la natural prudencia y exponerse de tal modo que podría haber entrado en cualquier momento alguien a quien no hubiéramos oído acercarse. Por eso y por estar algo alejado del centro neurálgico de la Plaza de Cataluña no lo frecuenté mucho pero, aún así, tuve algunos encuentros interesantes que se saldaron con algunas ricas mamadas y también alguna paja, generalmente recíproca.

- Restaurante/Cafetería Canaletas.
Esta popular cafetería estaba ubicada al principio de la Rambla, lado números impares, cerca de la Plaza de Cataluña, junto al Bar/Restaurante Nuria. Lamentablemente, ya no existe pues hace unos años se transformó en un Burger King. Los servicios se encontraban en el sótano, al que se descendía por unas escaleras situadas a la derecha, al final de la barra.

En una ocasión, había estado en los servicios de la Avenida de la Luz sin ningún resultado, me había recorrido ese pasaje subterráneo de cabo a rabo, sin encontrar ningún ídem, y así llegué al extremo más cercano a Plaza de Cataluña, justo a la altura de la barandilla que se ve en la foto, en la que acostumbraban a apoyarse viajeros esperando la hora de salida de su tren, otras personas que podían estar esperando a alguien, otras que, ociosas, simplemente dejaban pasar el tiempo observando el constante trasiego de gente u otras que quizá se habían guarecido de una intempestiva lluvia o del frío imperante en la calle.
Panorámica de la Avenida de la Luz desde el extremo más cercano a las salidas de c/.
Pelayo y Plaza de Cataluña. Los servicios de WC público se encontraban al fondo de
la foto a mano izquierda, junto a la salida del otro extremo de la larga galería comercial.
Ocasionalmente también se paraba alguno de los asiduos a los servicios del otro extremo de la Avenida de la Luz, haciendo tiempo para volver a los mismos y probar suerte de nuevo en busca de ver recompensada su paciencia con algún ligue, toqueteo o simplemente alguna excitante visión. Por eso, mientras tanto, podía producirse un juego de miradas entre alguno de los apoyados en la barandilla y alguno de los paseantes. Eso ocurrió en aquella ocasión entre un servidor y un hombre de apariencia magrebí que llevaba una pequeña cartera de mano del tipo que había sido habitual en las escuelas, pero que entonces era usado más bien por algunos obreros de la construcción o de algunas fábricas. Yo estaba deseando comprobar por fin si era cierta la leyenda sobre el tamaño de los árabes, conectamos con la mirada, me pareció que "entendía" y, como yo venía de los servicios de la Avenida de la Luz, pensé que era mejor ir a otros para que no se me viera de nuevo en los mismos servicios en un espacio de tiempo tan corto, así que me encaminé a la salida más cercana hacia Pelai-Pelayo/Plaza de Cataluña y entré en el Bar Canaletas, directamente hacia los servicios como si fuera un cliente de la terraza, el magrebí también entró e hizo lo mismo. Había solamente unos tres o cuatro urinarios, casi  todos ocupados, cosa que no me esperaba y me puse en el único puesto libre. Para mi sorpresa, la persona situada a mi izquierda me miró la polla sin mucho disimulo mostrándome también una erecta herramienta no muy larga pero de buen grosor y, mientras la persona a mi derecha abandonaba su lugar, que era ocupado por el magrebí, el de mi izquierda aprovechó para preguntarme si "tenía sitio", le hice un gesto afirmativo con la cabeza, aunque yo todavía quería enseñarle la polla al magrebí y que éste también me la enseñara, pero me pareció que estaba algo cohibido o quizá sorprendido por la facilidad con la que yo estaba entablando conversación con otra persona, aunque en realidad no dije nada, sólo había hecho un gesto con la cabeza mientras el protagonista de aquel fortuito encuentro me seguía hablando de sus ganas de sexo con alguien tan guapo como yo, una afirmación claramente exagerada y sin duda dictada por sus aparentemente irrefrenables deseos, mientras al magrebí, que me había seguido hasta allí alentado por mi actitud, no le dije gran cosa pues, mirando insistentemente a donde esperaba ver su polla no conseguí verla, no acababa de enseñarla, así que ante las facilidades que me daba el de la izquierda y la timidez del de la derecha decidí irme con el primero, aunque ello significara quedarme sin hacer la comprobación de la leyenda. Así fue, mi nuevo ligue y yo salimos al unísono dejando allí al magrebí, que no sé si encontraría a alguien más con quién congeniar.

Pues bien, de aquellos servicios del Bar Canaletas, en los que creo que nunca había estado antes, saqué un inesperado ligue con el que pasamos estupendamente un buen rato. Por aquel entonces ya disponía de un apartamento bastante cercano, al que se podía ir a pie, por lo que allí nos dirigimos a pasarlo bien, cosa a la que procuré contribuir lo mejor posible. Como todos los encuentros de aquel entonces no se sustanció sin unas buenas mamadas mutuas, magreos por todo el cuerpo, 69, etc. y finalizó con una buena follada a mi ocasional pareja que nos dejó agotados a ambos. La verdad es que cuando hay afición y ganas se pasa mucho mejor, aunque se trate de un encuentro imprevisto o quizá por eso precisamente.